WSJ: Las ONG enfrentan desafíos bancarios tras las sanciones de EEUU a Venezuela

0
La Cruz Roja Internacional es una de las organizaciones que tiene autorización explícita del Departamento del Tesoro de EEUU para "continuar con los negocios que beneficien al país". Foto Cortesía

De acuerdo al Wall Street Journal, las sanciones de EEUU al régimen, han infundido temor en algunos bancos sobre sus relaciones con las organizaciones humanitarias que distribuyen alimentos y otros suministros en Venezuela.

LEA TAMBIÉN: PetroChina suspendió compra de petróleo venezolano tras últimas sanciones de EEUU

Los grupos independientes sin fines de lucro en Venezuela, han cerrado las cuentas bancarias en EEUU. Además, sus transacciones son congeladas a medida que las instituciones financieras toman medidas preventivas para cumplir con las sanciones.

Con las nuevas sanciones de EEUU, la ONU y otras organizaciones están preocupadas de que las prácticas de cumplimiento del sector financiero puedan complicar aún más el trabajo de los grupos de ayuda humanitaria.

El Departamento del Tesoro ha tomado medidas para abordar el problema. La OFAC emitió la semana pasada las autorizaciones y la guía adjunta de los grupos de ayuda y otras empresas exentas de las medidas, para permitir que la ayuda humanitaria fluya en el país.

“Queremos que la comunidad de cumplimiento esté al tanto de estas autorizaciones…Queremos asegurarnos de que los bienes humanitarios continúen fluyendo hacia el país”.

Aún se desconoce si Tesoro ayudará a las organizaciones sin fines de lucro a mantener el acceso al sistema financiero internacional. Mientras tanto, las organizaciones sin fines de lucro que operan en Venezuela que no tienen un nombre reconocido como la Cruz Roja y otras grandes organizaciones internacionales (a las que la OFAC les dio autorización explícita), siguen siendo especialmente vulnerables.

ONG afectadas

Carlos Trapani, director de Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), cree que las cuentas bancarias de su organización se cerraron como resultado de las sanciones de EEUU contra el régimen.

El año pasado, el banco comunitario Amerant, con oficinas en Florida, Texas y Nueva York, notificó a Cecodap que cerraría su cuenta de ahorros, y en marzo la cuenta corriente. Trapani aseguró que su grupo no recibió una explicación. “El banco simplemente citó una cláusula en el contrato de cuenta que indicaba que podía cerrar la cuenta unilateralmente en cualquier momento”.

Igualmente, Kathryn Striffolino, gerente senior en la práctica humanitaria de InterAction, un consorcio de unas 180 organizaciones de ayuda, dijo que varios de sus miembros han cerrado sus cuentas y han tenido problemas con las tarjetas.

Estos casos son cada vez más comunes y han empeorado en los últimos meses.

Según el director para ONGs de Venezuela en la oficina de Washington: “el problema es, ¿cómo se maneja una ONG efectiva cuando toda la economía se está desmoronando y hay una escasez generalizada de bienes básicos…y además de eso, es cada vez más difícil tener acceso al sistema bancario internacional?”.

Feliciano Reyna, fundador de Acción Solidaria, una organización que distribuye medicamentos y equipos médicos en Venezuela, dijo que el banco estadounidense de su ONG no ha cerrado sus cuentas bancarias, pero que la entidad le había pedido repetidamente que respondiera preguntas sobre sus transacciones y actividades comerciales.

“Cuando estamos tan atrapados en las estresantes y exigentes operaciones del día a día para suministrar ayuda, es una carga adicional para la organización”, añadió Reyna.

Dejar una respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí