Escándalo del caso Epstein se lleva por delante al príncipe Andrés

0
Foto Cortesía

La reina Isabel II concedió permiso a su hijo el príncipe Andrés “para retirarse de todos los deberes públicos que conlleva su cargo en el futuro inmediato”, según un comunicado del palacio de Buckingham. De acuerdo a un reportaje de El País, “ha sido el modo protocolario de reconocer que la implicación del duque de York en el escándalo del millonario y pedófilo estadounidense Jeffrey Epstein se había convertido en un serio peligro para la monarquía británica”.

Palacio Buckingham niega vinculación del príncipe Andrés con Epstein

En las horas posteriores a la desastrosa entrevista del duque de York a la BBC, una larga lista de empresas, universidades y organizaciones humanitarias, han anunciado su intención de “alejar su imagen de la del príncipe Andrés”.

Parte de la entrevista – Cortesía de El País

La gigante de las comunicaciones BT (British Telecom), la auditora KPMG, el Ballet Nacional Inglés, la farmacéutica Astrazeneca, dos universidades australianas y al menos una inglesa, han dejado de contribuir a los proyectos pilotados por Andrés, especialmente a su proyecto estrella, [email protected], dedicado a promover las nuevas empresas.

“Ha quedado claro en los últimos días que las circunstancias en torno a mi anterior relación con Jeffrey Epstein se han convertido en un grave factor distorsionador en el trabajo de la familia real y en el valioso trabajo de muchas organizaciones y proyectos caritativos en los que participo”, señaló el príncipe Andrés en el comunicado.

Explota escándalo del magnate Epstein, acusado de tráfico sexual de menores en EEUU

El duque de York utilizó 50 minutos de entrevista para negar su relación sexual, en 2001, con una menor de 17 años, Virginia Roberts (hoy Virginia Giuffre, después de adoptar el nombre de su esposo), quien formaba parte de la red de “esclavas sexuales” del millonario estadounidense.

Las extrañas excusas proporcionadas por el duque, su falta de empatía con las víctimas de Epstein e incluso su defensa de una relación que, según él, le ayudó a establecer valiosos contactos en el mundo de las finanzas, han escandalizado a la opinión pública británica y puesto en un serio aprieto a Isabel II. A sus 93 años, muchos medios han puesto en duda que mantenga el control de una familia que se conoce desde hace décadas como The Firm (La empresa).

Lea más detalles de la nota AQUÍ

Dejar una respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí