Viaje por faja petrolera de Venezuela revela estragos del saqueo

0
Foto Cortesía

En la remota faja petrolífera del Orinoco en Venezuela, los robos solían ocurrir en la noche para evitar la mirada de cámaras de seguridad como la que capturó la escena cerca de la ciudad de El Tigre. Ahora, se han robado las cámaras y extraen petróleo a plena luz del día, que termina en talleres de reparación de automóviles en las ciudades. Los ladrones se llevan motores eléctricos, transformadores, dispositivos de control de calor, válvulas y cableado de cobre, particularmente valioso. Kilómetros de cableado. Así lo reseña Bloomberg.

El desmoronamiento de la industria petrolera venezolana tras una mala gestión épica de los presidentes Nicolás Maduro y Hugo Chávez, exacerbado por severas sanciones estadounidenses, causó la crisis generalizada en el país. Cada vez más, la misma industria se ha convertido en una víctima. Hace cinco décadas, Venezuela producía 3,7 millones de barriles diarios. En la actualidad, produce apenas cerca de 712.000, aproximadamente la mitad de lo que produce Dakota del Norte.

En septiembre, periodistas de Bloomberg condujeron durante tres días por el campo del Orinoco, hablaron con empleados de la gigante petrolera estatal PDVSA y examinaron informes internos para entender cómo la nación con las mayores reservas pudo haber colapsado. El viaje, cuyos tramos fueron previstos para evitar patrullas militares fuertemente armadas y puestos de control, demostró que el motor industrial y económico del país ha sido despojado de equipos y descuidado hasta el punto del colapso.

The Washington Post: PDVSA “en ruinas” y al borde del precipicio

Las instalaciones en la Faja del Orinoco, que produce más de 90% del decreciente flujo de Venezuela, parecen cementerios para equipos de un millón de dólares. Hay plataformas abandonadas, generadores desarmados, paneles de energía destruidos y cables sin revestimiento entre pozos de crudo derramado. La vegetación crece fuera de control.

Los estragos de la industria se extienden a través de toda una sociedad que llegó a depender de ella. Cerca de los campos petrolíferos Dación, perros huesudos jugaban con niños escuálidos y descalzos. Un hombre al borde de la carretera comentó que no había comido desde la noche anterior, 17 horas antes.

“Lo que se ve en Venezuela hoy, el colapso de sus campos petrolíferos y la industria petrolera en general, es peor de lo que se ve en algunas zonas de guerra”, dijo Fernando Ferreira, director de servicios de riesgo geopolítico de Rapidan Energy Group, una consultora en el área de Washington. “La producción venezolana de petróleo fue destruida tras 20 años de decomisos de activos, corrupción generalizada y sanciones”.

La recuperación económica de PDVSA se estima en más de $120 mil millones

La nación podría aumentar la producción a aproximadamente dos millones de barriles por día en cinco años a un costo de hasta 30.000 millones de dólares. “La recuperación depende en gran parte de quién va a reemplazar a Maduro”, dijo Ferreira.

Lea la nota completa AQUÍ

Dejar una respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí