La debida diligencia no debe seguir un enfoque de “talla única”

0
101

CCD | Teniendo en cuenta la debida diligencia como una mercancía en cumplimiento, podríamos preguntar: “¿Es la debida diligencia de un tercero una mercancía?” Si usa la diligencia debida de diferentes productores para investigar la misma entidad, ¿es el producto el mismo?

¿Puede estandarizar e intercambiar diferentes tipos de diligencia debida con la misma facilidad que productos como el trigo o el oro, independientemente del productor o la región?

Detrás de la definición de “mercancía” se encuentra la suposición de que los bienes similares son de igual calidad y, por lo tanto, son intercambiables entre sí, incluso si provienen de fuentes diferentes. Sin embargo, de acuerdo con la orientación del Departamento de Justicia (DOJ) y  la Comisión de Bolsa y Valores​​ de Estados Unidos (SEC) , la debida diligencia no debe seguir un enfoque de “talla única”. Por el contrario, las empresas requieren una diligencia debida adaptada a sus necesidades específicas.

El propósito de la debida diligencia, su alcance y sus propias relaciones de riesgo afectan el tipo de diligencia debida requerida, mientras que la metodología de investigación afecta la calidad de la debida diligencia en sí misma. Como los profesionales del cumplimiento tienen variados antecedentes y necesidades comerciales únicas, no es aconsejable adoptar un enfoque estandarizado para la diligencia debida y asumir que los procesos se pueden homogeneizar en toda la industria.

La metodología de investigación es uno de los principales diferenciadores entre los grados altos y bajos de diligencia debida, y varía ampliamente de productor a productor. Por lo tanto, es recomendable investigar cómo se recopila, consolida y analiza la información de los informes, además de cómo se capacita a los propios investigadores.

Los investigadores que hacen referencias cruzadas entre diferentes fuentes de información, como los registros judiciales locales y los hallazgos de medios relevantes, por ejemplo, proporcionarán informes de mayor calidad que aquellos que usan bases de datos de fuente única. Aquellos con operaciones mantenidas en la empresa también entregarán una calidad de informes consistente a través del tiempo y las regiones, ya que tienen un alto grado de control sobre sus procesos internos, algo que no se puede lograr subcontratando el trabajo.

A diferencia de mercancías que pueden procesarse para lograr múltiples productos finales, como el oro, cada tipo de diligencia debida es exclusivo de su aplicación prevista. La debida diligencia en una entidad en Irlanda, por ejemplo, tiene diferencias sutiles en comparación con los matices de la diligencia debida en China en una persona de alto patrimonio neto. Ambos controles pueden centrarse en los registros de corrupción del pasado y los lazos con el gobierno, pero un informe chino completo hará hincapié en la exposición política, los medios derogatorios y los controles de litigios porque esos son los factores de riesgo clave en esa jurisdicción.

Comprender la metodología y el alcance de los diferentes niveles de informe puede ser difícil, pero es clave para reconocer las diferencias en la calidad de la diligencia debida. Mientras que algunas empresas abordan los “chequeos  de medios” como búsquedas en inglés de bases de datos que pueden incluir algunos medios derogatorios, otros proveedores asignan analistas capacitados para consolidar búsquedas exhaustivas tanto en inglés como en el idioma local, recurriendo a fuentes multilingües. El resultado de este último es un perfil integral que evalúa los detalles positivos y negativos que rodean a una entidad, mientras que el primero puede carecer de la información necesaria para evaluar los riesgos a un nivel tan granular.

Aunque las diferencias de calidad pueden no ser evidentes en los informes sobre entidades de bajo perfil, los informes sobre entidades de alto perfil o los temas de investigación desafiantes que requieren un enfoque matizado revelarán tales discrepancias. Los productos finales serán completamente diferentes en el mejor de los casos, con informes de baja calidad que crean un perfil incompleto y probablemente engañoso de terceros para los profesionales del cumplimiento.

A medida que aumenta la complejidad de la investigación, el tiempo dedicado a la investigación y la eficacia de la metodología de investigación se vuelve obvio entre los proveedores. Cuando esta misma comprensión del alcance y la metodología se aplica a áreas tales como búsquedas de litigios, controles regulatorios, información de registro de empresas y búsquedas de directores, uno puede comenzar a apreciar las grandes diferencias en alcance y calidad que son posibles en la debida diligencia.

Las empresas también difieren en tamaño, alcance, apetito por el riesgo y en sus distintas relaciones de riesgo. Ya sea que requiera informes detallados o monitoreo continuo de terceros después de la incorporación, si su universo de terceros consiste principalmente en relaciones de alto riesgo o de bajo riesgo, y si sus relaciones son globales o se concentran en una región, por ejemplo, requerirían diferentes procesos de investigación y requieren diferentes fuentes de información. Si tiene relaciones de bajo riesgo en su mayoría, el monitoreo de las bases de datos puede ser suficiente para la mayoría de su diligencia debida, mientras que las relaciones de alto riesgo requieren informes de nivel más profundo.

Por lo tanto, la debida diligencia no es una mercancía. No es aconsejable y quizás incluso peligroso pensar en ello como tal desestimando las diferentes necesidades de cumplimiento de las organizaciones.

A medida que las empresas se expanden y su universo de terceros crece, también crece la necesidad de una debida diligencia de terceros para abordar las preocupaciones específicas de nuestras relaciones y entidades de riesgo.

Fuente: FCPA (traducción libre de CCD)

Dejar una respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí