Primera macro operación mundial contra delitos ambientales

El delito ambiental está vinculado a la corrupción, el lavado de dinero y otras formas de delincuencia organizada.

0
104
Caballitos de mar
Un esfuerzo global coordinado llevó a la incautación de miles de animales, plantas y productos silvestres protegidos. Foto cortesía National Geograpic

La policía global y funcionarios de aduanas realizaron la operación de delitos ambientales más extendida que se haya organizado.

Participaron 109 países y resultando en casi 2.000 incautaciones de vida silvestre protegida, incluyendo 440 piezas de marfil, más de 4.300 aves y casi 10.000 tortugas vivas, según Interpol .

El esfuerzo, coordinado por Interpol y la Organización Mundial de Aduanas (OMA), identificó a cerca de 600 sospechosos y estimuló los arrestos en todo el mundo.

Apodada Operación Thunderball, es la tercera de una serie: Interpol ejecutó la Operación Thunderbird en 2017 y la Operación Tormenta en 2018, las cuales se enfocaron en el comercio ilegal de vida silvestre y madera y dieron como resultado miles de incautaciones.

El comercio ilegal de vida silvestre es una empresa criminal de miles de millones de dólares. Es la principal amenaza para la supervivencia de numerosas especies, incluidos los elefantes africanos, que son el blanco de su marfil; los pangolines, que están diseñados para su uso en la medicina tradicional china, y muchas especies de aves y reptiles, que entran en el comercio de mascotas exóticas.

El delito ambiental está vinculado a la corrupción, el lavado de dinero y otras formas de la delincuencia organizada.

El crimen de vida silvestre se ha disparado en los últimos años, por lo que Interpol y la OMA decidieron unir sus fuerzas, dice Roux Raath, gerente del programa ambiental de la OMA. “La demanda [de productos de vida silvestre] está aumentando, la población mundial está aumentando”, dice.

Durante el mes de junio, los funcionarios incautaron 23 primates vivos, 30 felinos grandes, más de una tonelada de escamas de pangolín, 74 camiones de madera, más de 2,600 plantas y casi 10,000 especies marinas. Por número de países, esta fue la operación más grande dirigida a los delitos contra la vida silvestre en la historia. Las operaciones anteriores en la serie “Thunder” involucraron a menos de 100 países.

La operación se centró en identificar con anticipación las rutas de tráfico y los puntos calientes de delitos, con el objetivo de evitar que se cometan delitos contra la vida silvestre. “Cuando comenzamos a trabajar, la mayoría de las veces, es demasiado tarde en términos de conservación”, dice Henri Fournel, coordinador de seguridad ambiental de Interpol. “Solo queremos dejar en claro a los delincuentes que … solo los estamos observando”.

Operación Thunderball

La Operación Thunderball no es un juego de números, dice Raath de la OMA. El número de incautaciones ha disminuido a lo largo de los años, lo que significa que los esfuerzos de aplicación de la ley están llevando al “desmantelamiento de redes criminales”, dice.

“Si mantenemos la presión y restringimos rutas específicas y países específicos”, dice Raath, “eso obliga a los delincuentes a mirar productos diferentes o países diferentes, rutas diferentes … Está cambiando los patrones”.

Esta es la clave para lidiar con los delitos contra la vida silvestre, dice Susan Lieberman, vicepresidenta de política internacional para la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre con sede en Nueva York, se trata de dirigirse a las “redes criminales que impulsan este crimen horrendo”, no a las personas. Ella dice que es “fantástico” que Interpol y la OMA tengan como objetivo interrumpir las redes delictivas y, para ser más efectivos, los países deben hacer un seguimiento de los procesos judiciales.

“Muchas veces vemos convulsiones, y luego no pasa nada”, dice ella. “La gente tiene que ir a la cárcel, especialmente la gente que maneja estas redes, la araña en el centro de la web”.

Los funcionarios esperan que la escala de esta operación y la nueva colaboración entre Interpol y la OMA, dos de las organizaciones de cumplimiento más grandes del mundo, establezcan un precedente para trabajar juntos en el futuro.

“No es algo que pretendamos hacer solo por una vez y por el simple hecho de tener un buen comunicado de prensa”, dice Fournel. “Esta es, para nosotros, la base de una nueva era en la que las aduanas y la policía trabajarán mano a mano contra los traficantes de vida silvestre y madera”.

Dejar una respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí