Nuevas normas contra oro y minerales “de sangre”

El 1 de enero de 2021 entrará en vigor en toda la UE una nueva legislación, el Reglamento sobre los minerales de zonas de conflicto, un paso en la dirección correcta

0
92
La extracción ilegal y no controlada del oro y otros minerales viola derechos humanos y causa daños irreparables al ecosistema Foto de Curioso Photography vía Unsplash

La corrupción alimenta el conflicto y abre la puerta a los abusos de los derechos humanos y los daños ambientales que se producen a lo largo de la cadena de suministro de oro hasta las puertas de las refinerías. Allí el oro se “lava” de su historia sucia y se vende para transformarlo en relojes, joyas y componentes de computadoras portátiles y celulares.

La Unión Europea ha tomado medidas para prohibir las importaciones de los minerales relacionados con conflictos. En 2002, tras descubrir el impacto que tiene el comercio internacional de diamantes en los derechos humanos, la UE aprobó normas para prohibir todas las importaciones de diamantes en bruto sin certificado de origen.

En ocasiones, los minerales utilizados para producir aparatos de alta tecnología provenían de países afectados por conflictos y los beneficios obtenidos de su exportación a la UE se usaban en revueltas armadas.

Los eurodiputados aprobaron en 2017 normas para evitar que el comercio de minerales financie conflictos armados y alimente violaciones de derechos humanos. Las reglas, que entrarán en vigor en 2021, obligan a todos los importadores europeos de estaño, wolframio, tantalio (coltán) y oro a comprobar el origen de sus importaciones.

Minerales y violación de derechos humanos

Los derechos humanos y los riesgos ambientales que manchan la cadena de suministro de oro y otros productos mineros son noticia cotidiana.

La escala del lavado de dinero que involucra por ejemplo la extracción y comercialización del oro tampoco sorprende. Desde el lavado de dinero proveniente de sobornos pasando por el efectivo del oro robado hasta su comercialización por parte de grupos irregulares en Venezuela y Colombia.

En el resto de países, incluidos los Estados Unidos y Suiza, que importa y refina hasta el 70 por ciento del oro del mundo cada año, la industria aún se opone enérgicamente a las regulaciones obligatorias que imponen la información transparente y la debida diligencia adecuada en las cadenas de suministro de oro y otros productos mineros.

Todo indica que las actuales leyes y la autorregulación de la industria del oro, por ejemplo, son lo suficientemente duras para enfrentar estos riesgos.

Actualmente, el abastecimiento de metales y minerales de áreas afectadas por conflictos y de alto riesgo se rige por instrumentos como la Guía de diligencia debida de la OCDE y su Suplemento sobre el oro. Un grupo de asociaciones comerciales, como la London Bullion Market Association y el Responsible Jewellery Council, son responsables de regular las mismas empresas que representan.

La reacción de la industria

Las corporaciones mineras, refinerías, comerciantes y joyeros dicen que este sistema no funciona. Al parecer, la guía de la OCDE suscribe los requisitos de diligencia debida al proveedor inmediato, ignorando las partes de la cadena de suministro donde los riesgos de corrupción y derechos humanos son mayores. Las auditorías demuestran un enfoque muy superficial para el cumplimiento y poca o ninguna transparencia.

Hay “debilidades en las prácticas de contratación de la empresa, incluso entre quienes participan en programas de la industria”, dice la OCDE diplomáticamente.

El retroceso de EEUU

Estados Unidos parecía estar a la vanguardia en la transparencia del comercio de oro, al igual que lo hicieron en la lucha contra el soborno corporativo con la FCPA, cuando se promulgó la Ley Dodd-Frank de 2010.

La Sección 1502 introdujo un concepto de transparencia que obligaba a las empresas estadounidenses a implementar un programa de cumplimiento e informar a la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. Fue un paso en la dirección correcta para garantizar una cadena de suministro libre de abusos a los derechos humanos, conflictos y corrupción.

Lamentablemente, las secciones clave de la Ley Dodd-Frank, incluida la Sección 1502, han sido revocadas por la administración de Trump.

Lea también | Régimen chavista vendió 40 millones de dólares en oro monetario

El avance de Europa y China

Mientras tanto, Europa avanza: el nuevo Reglamento sobre minerales en conflicto que entrará en vigor en 2021 hará que las directrices de la OCDE sean vinculantes para las empresas en los estados miembros de la UE que obtienen estaño, tantalio, tungsteno y oro. China lanzó una iniciativa similar para desarrollar una guía de diligencia debida para las cadenas de suministro responsables de minerales en 2015.

En el resto de países, incluidos los Estados Unidos y Suiza, que importa y refina hasta el 70 por ciento del oro del mundo cada año, la industria aún se opone enérgicamente a las regulaciones obligatorias que imponen la información transparente y la debida diligencia adecuada en las cadenas de suministro de oro y otros productos mineros.

Las leyes necesitan más fuerza para enfrentar los duros problemas de corrupción, lavado de dinero, conflictos armados, trabajo infantil, delitos ambientales y otras atrocidades sociales que manchan la cadena de suministro de oro, y quizás más importante, de los elementos de las tierras raras que son el “oro” de futuro.

Dejar una respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí