Investigación revela nuevos datos sobre la red corrupta que saqueó Pdvsa

Cuatro años después de la denuncia de Cuentas Claras Digital, una investigación de Reuters confirma y amplía datos sobre el rol fundamental que jugó la actual embajadora de Maduro en Reino Unido Rocío Maneiro en la trama de corrupción de Pdvsa y el Fondo Chino dirigida por Diego Salazar durante la gestión de Rafael Ramírez.

0
269
Rocío del Valle Maneiro González presenta a la Reina Isabel II de Inglaterra sus credenciales como embajadora de Venezuela en Reino Unido. Había sido embajadora en China durante una década. Recibió mas de 30 millones de dólares de Diego Salazar.

Diego Salazar, primo hermano del ex ministro de Petróleo Rafael Ramírez, y Rocío Maneiro, ex embajadora de Venezuela en China, obtuvieron millones de dólares por conseguir contratos a empresas chinas a través de sobornos.

En base al análisis de miles de documentos bancarios, testimonios y escuchas telefónicas, la agencia Reuters amplía detalles del grupo de delincuencia organizada financiera que funcionó en Pdvsa a través del ya desaparecido Banca Privada de Andorra (BPA).

Se trata de una telaraña de 37 cuentas corrientes que la presunta trama manejó entre 2007 y 2012 en BPA. La mayoría de estos depósitos tenían detrás sociedades creadas en Panamá.

En 2015, este sitio CuentasClarasDigital, denunció que varias empresas chinas habían pagado cientos de millones de dólares a un intermediario que les aseguró decenas de contratos con la petrolera venezolana. Se trata de Diego Salazar Carreño, primo hermano de Rafael Ramírez Carreño, presidente de Pdvsa y ministro de Energía durante diez años.

Empresas chinas pagaron 176 millones en sobornos a Diego Salazar para lograr contratos en Venezuela

En 2016, una investigación de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional calculó en $11 mil millones el monto de la corrupción de la petrolera y declaró la responsabilidad política de Rafael Ramírez quien se negó a comparecer ante el parlamento.

El informe de la Comisión de la Contraloría que originó la votación fue presentado por su presidente el diputado Freddy Guevara (hoy asilado en la embajada de Chile en Caracas) quien dijo que “aquí solo hay 10 casos de los que se consiguieron pruebas, aún quedan muchos sin investigar”, al tiempo que señaló más de diez cajas de documentos.

Se trata de una parte del espolio que ha sufrido Venezuela durante el régimen chavista, cuya cifra total ronda los 350.000 millones de dólares, monto calculado por Carlos Tablante y Marcos Tarre en el libro El Gran Saqueo: Quiénes y cómo se robaron el dinero de los venezolanos (2015).

Ramírez siempre ha negado conocer las operaciones irregulares e ilegales que costaron miles de millones de dólares al Estado venezolano. También ha salido en defensa de su primo Diego Salazar. Ahora, los reporteros de Reuters develan detalles desconocidos que lo contradicen.

Torre Edicampo sede de las oficinas de Diego Salazar en Caracas cercana a Pdvsa

Según fuentes de Reuters, Ramírez se reunía con frecuencia con su primo y otros altos funcionarios en la oficina de Salazar en la urbanización Campo Alegre a pocas cuadras de la sede de PDVSA. Desde allí habrían coordinado la trama.

Los millonarios negocios ilegales de los primos

En nuestra nota de 2015 dimos a conocer por primera vez los irregulares negociados de los primos Salazar-Ramírez.

Diego José Salazar Carreño, operador de los seguros y reaseguros de Pdvsa, consiguió también la representación de las empresas chinas que trabajan en Venezuela en el marco del Fondo Chino-Venezolano a cargo de su primo Rafael Ramírez como presidente de Pdvsa y ministro de Energía.

Así queda evidenciado en el texto de la sentencia del Tribunal de Corts de Andorra  que liberó los fondos congelados de Salazar y otros ex funcionarios chavistas en Banca Privada de Andorra.

En el documento, al que tuvo acceso CuentasClarasDigital en su momento, los abogados de Salazar justifican el origen supuestamente lícito de los fondos de su cliente,  argumentando que los mismos “son fruto de varios acuerdos de cooperación entre China y Venezuela”, y que “su cliente trabaja para empresas chinas en Venezuela, de manera que el dinero proviene de empresas chinas y no del gobierno venezolano”.

Profundizan los defensores que “existe un acuerdo entre el gobierno venezolano y el gobierno chino, otorgando el segundo un préstamo al primero con la condición de que el importe del préstamo se utilice para contratar empresas chinas para hacer los trabajos en Venezuela, que Diego Salazar fue quien consiguió la representación de las empresas chinas en Venezuela, llevándose la mayor parte, de lo que se desprende la existencia de una actividad empresarial real “.

Es decir, los fondos congelados en Andorra correspondían a comisiones pagadas por las contratistas chinas a Salazar, que a su vez era operador de los seguros y reaseguros de Pdvsa – presidida en ese momento por su primo hermano Rafael Ramírez Carreño- que formaba parte del comité ejecutivo del Fondo Chino.

El Fondo Chino – Venezolano es un fondo de cooperación binacional para el financiamiento de proyectos en Venezuela, conformado por aportes del Banco de Desarrollo Chino (CDB) y el  Fondo Nacional para el Desarrollo Nacional (Fonden). Desde 2007 hasta 2014 se han ejecutado a través del fondo 36 millardos de dólares .  Venezuela paga a China por este financiamiento que expertos no dudan en calificar de “deuda” con 469.000 barriles de petróleo diarios a través de Pdvsa, que forma parte del comité ejecutivo del Fondo.

El convenio es el llamado Gran Volumen que se firmó en 2010 y finalizará en 2020. El Fondo Chino se ha visto envuelto en reiteradas controversias.  Expertos y parlamentarios han denunciado la pesada carga que el cumplimiento del mismo representa para Pdvsa ya que lo responsabilizan por haber golpeado la estabilidad  económica de la petrolera  y de haberse convertido en una “verdadera lavadora de recursos y corrupción”.

Salazar comenzó a acercarse a los ejecutivos de las empresas chinas, ofreciendo sus servicios como un consultor muy bien conectado. Viajó a China mensualmente y comenzó a pagar a los funcionarios venezolanos allí y en Caracas para forjar vínculos con empresas como CAMC.

A través de la firma Inverdt, propiedad de un holding llamado Highland Assets con sede en Panamá, Salazar recibió pagos de CAMC Engineering Ltd y Sinohydro Corp, firmas estatales chinas de ingeniería. 

El alto funcionario de Pdvsa Francisco Rafael Jiménez Villarroelfirmó una “alianza estratégica” con Salazar para promover Inverdt en China. Bajo los términos de su contrato, revisado por Reuters, Salazar aceptó pagarle a Jiménez 7,38 millones de dólares en una cuenta de BPA que Inverdt ayudó a abrir. Archivos bancarios que están entre los documentos del caso muestran que Jiménez más tarde recibió otros 7 millones de dólares.

Salazar, el super-intermediario de las empresas chinas

“Mi trabajo era convencerles con reuniones, viajes y promoción para firmar contratos con mi empresa”, dijo Salazar a los investigadores andorranos.

Personas familiarizadas con el testimonio dijeron que Salazar y sus supuestos socios, antes de la acusación, acordaron declarar en Andorra porque esperaban limpiar sus nombres.

En el reportaje Cómo un proyecto chino en Venezuela deja millones para algunos, mientras otros pasan hambre, Reuters relata como ninguna de las plantas eléctricas contratadas a las empresas chinas ha llegado a estar completamente operativa, dejando a las ciudades cercanas sometidas a apagones regulares.

En un contrato intermediado por Salazar, CAMC acordó desarrollar por lo menos cinco proyectos agrícolas valuados en unos 3.000 millones de dólares que tampoco completó.

 La compañía, según los contratos revisados por Reuters, recibió al menos 1.400 millones de dólares por trabajos nunca finalizados. A pesar de ello, pagó más de 100 millones de dólares en honorarios a intermediarios; los fiscales dicen que esos pagos fueron sobornos que ayudaron a la compañía a ganar contratos con Pdvsa.

Los documentos analizados por Reuters, archivados en Andorra, develan que los venezolanos involucrados en los proyectos buscaron lavar los sobornos recibidos por ayudar a asegurar el contrato.

Doce venezolanos están procesados por delitos que incluyen lavado de dinero y conspiración para lavar dinero. Entre ellos, Diego Salazar, Rocío Maneiro ex embajadora en Pekín y ahora en Londres y Francisco Rafael Jiménez Villarroel, director gerente de Pdvsa China.

El Gobierno de Andorra, luego de que Estados Unidos acusara a BPA de lavado de dinero, tomó control del banco en 2015. Desde ese momento, los tribunales procesaron a 25 exempleados de BPA por lavado de dinero en una serie de casos, incluyendo los contratos de Venezuela.

Ramírez dejó el ministerio de Petróleo en 2014 y fue embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas hasta 2017. Desde entonces, Maduro lo ha incriminado públicamente de hechos de corrupción, sin embargo, no ha sido formalmente acusado en Venezuela.

Ahora vive en Italia y se opone el gobierno. Ramírez no respondió correos electrónicos de Reuters en busca de comentarios y no pudo ser contactado.

Ni CAMC ni ninguno de sus ejecutivos fueron acusados. La empresa todavia tiene presencia en el Venezuela donde Maduro le otorgó un importante contrato minero.

Maduro firma millonario contrato minero con cuestionada empresa china

Corrupción e incompetencia arruinaron los contratos con China

Desde 2007, China invirtió mas de 50.000 millones de dólares en Venezuela, a través de acuerdos de petróleo a cambio de préstamos.

En un discurso en 2017, Maduro dijo que habían acordado 790 proyectos con empresas chinas en sectores que iban desde el petróleo hasta la vivienda y las telecomunicaciones. Maduro afirma que 495 han sido completados.

Algunos desarrollos están estancados debido a la corrupción, otros se desviaron por la incompetencia y la falta de supervisión.

“El gobierno abandonó el proyecto”, dice Víctor Meza, coordinador estatal de la agencia de desarrollo rural de Venezuela, que trabajó con CAMC. “Se perdió todo, se robó todo”.

Chávez convirtió a Pdvsa en el conducto a través del cual se adjudicaron contratos y grandes sumas de dinero proveniente del Banco Nacional de Desarrollo de Venezuela (Bandes).

Para 2010 Bandes había recibido 32.000 millones de dólares del Banco de Desarrollo de China y otros 6.000 millones de un fondo creado por Chávez para financiar proyectos de infraestructura con dinero del petróleo y las reservas internacional.

Rocío Maneiro, cómplice de Salazar

La justicia de Andorra envió varias solicitudes de información a Caracas sobre Diego Salazar y otros clientes de Venezuela desde 2015 que no obtuvo respuesta oportuna.

Fue en 2017 cuando un tribunal venezolano ordenó que Diego Salazar fuera arrestado bajo sospecha de corrupción, lavado de dinero y conspiración. No se ha fijado una fecha para el juicio y Salazar sigue encarcelado en Caracas.

Sin la ayuda de Rocío Maneiro, embajadora de Venezuela en China durante diez años, ahora en Gran Bretaña, Salazar no habría podido convencer a las empresas asiáticas en Pekín de convertirlo en su principal intermediario y proveedor de contratos con el régimen chavista.

Rocío Maneiro González, quien fuera embajadora de Venezuela en China durante diez años, fue parte importante de la red de tráfico de influencias de Diego Salazar para obtener beneficios de los negocios con el Fondo Chino Venezolano.

Durante la visita de Nicolás Maduro a Pekín en 2013, altos funcionaros del gobierno chino reclamaron la forma como Diego Salazar presionaba a las empresas chinas interesadas en hacer negocios con Venezuela.

Rocío Maneiro ocultó cuatro millones de euros en Banca Privada de Andorra

Numerosos documentos judiciales, incluyendo un archivo de los fiscales en relación a su testimonio, se refieren a ella como “imputada” por los pagos que recibió de Salazar y por su supuesto rol ayudándolo a hacer contactos con las compañías chinas.

En 2010, según muestran registros bancarios que forman parte de los documentos del tribunal, Salazar realizó una transferencia de 30.000 dólares a una cuenta china a su nombre, citando “servicios prestados por la señora Maneiro”.

Más tarde, Salazar realizó depósitos por un total de 13 millones de dólares en una cuenta BPA propiedad de una compañía con sede en Panamá que Maneiro, en un documento de divulgación vinculado a la cuenta, dijo que le pertenecía.

Un informe interno del comité contra el lavado de dinero de BPA, revisado por Reuters, también incluyó a Maneiro como su propietaria.

Maneiro negó a Reuters sus supuestos nexos con Salazar. Dijo a un juez andorrano que la firma en el formulario de divulgación sobre la compañía panameña es falsa. El tribunal ha ordenado un análisis de la firma.

A principios de 2010, los contactos de Maneiro y las negociaciones de Salazar dieron sus frutos.

Maletines llenos de contratos

Pronto, la compañía de Salazar estaba ganando más de 100 millones de dólares al año, según el testimonio de él y varios asesores. “Tenía un maletín lleno de contratos”, dijo a los investigadores andorranos su primo Luis Mariano Rodríguez, mano derecha de Salazar acusado también por lavado de dinero en Andorra y Caracas. Actualmente reside en España que procesa la solicitud de extradición de Venezuela.

“Hicimos acuerdos con todas las empresas posibles”, agregó. “Algunas de estas empresas nunca llevaron a cabo los proyectos”.

Sinohydro firmó un contrato de 316 millones de dólares con PDVSA para construir una planta de energía cerca de la ciudad de Maracay.

En el contrato, Sinohydro acordó pagarle a Salazar una tarifa del 10 por ciento por ayudarlo a “obtener una posición favorable y positiva para llevar a cabo el contrato”.

Los registros del banco muestran que la compañía pagó 49 millones de dólares en la cuenta BPA de Salazar y otros 72 millones de dólares después de que Sinohydro se asegurara contratos adicionales para plantas eléctricas.

La compañía eventualmente construyó cuatro plantas, pero ninguna cumplió con las especificaciones completas del contrato, dicen ingenieros.

La planta cerca de Maracay, por ejemplo, debía generar 382 megavatios, según muestra el contrato. En cambio, está produciendo unos 140 megavatios, según José Aguilar, exdirector de la empresa estatal de energía.

Comienza la vida loca

Cuando el dinero empezó a llegar, Salazar despilfarró pagando decenas de miles de dólares por estadías en hoteles, vinos, joyas, trajes y alquiler de helicópteros. Una muestra: por 1 millón de dólares, compró 83 relojes Rolex y Cartier a un joyero de Caracas, de acuerdo con una factura que figura en los documentos judiciales.

En las élites venezolanas era ampliamente conocida la costumbre de Salazar de regalar relojes de lujo a socios, abogados y conocidos a fin de abrir puerta a sus oscuros negocios.

El lujoso Hotel Ritz de París, uno de los favoritos de Diego Salazar donde dio millonarias propinas

En abril de 2010, la policía andorrana comenzó a hacer averiguaciones sobre Salazar. Investigadores franceses les habían preguntado sobre una transacción reciente: desde su cuenta de BPA, Salazar había transferido 99.980 dólares a un empleado de un hotel de París como “una propina por los servicios prestados”. No está claro cuáles fueron esos servicios.

El proyecto chino que habría paliado el hambre de Venezuela

Mariano Rodríguez se reunió con Wang Hong, vicepresidente de CAMC en Caracas, según muestra el contrato que ambos hombres firmaron. En el contrato, acordaron que CAMC pagara a Salazar el 10 por ciento del precio para ayudarlo a obtener un contrato de arroz en Delta Amacuro con PDVSA Agrícola.

PDVSA Agrícola adjudicó el contrato a CAMC, valuando el proyecto en 200 millones de dólares. CAMC firmó otro acuerdo con Salazar para ayudar a obtener proyectos adicionales. CAMC hizo el primero de varios depósitos por un total de 112 millones de dólares a la cuenta BPA de Salazar, según muestran los registros bancarios.

El proyecto tuvo inconvenientes. Una de las excavadoras se atascó en el lodo y se quedó allí. Los capataces chinos hablaban poco español y tenían problemas con los equipos locales, según ingenieros que trabajaron en el proyecto.

El ministro de Agricultura, Wilmar Castro Soteldo, inauguró la planta de arroz “Hugo Chávez”, cortando una cinta frente a sacos de arroz adornados con banderas venezolanas y chinas. Nadie de CAMC asistió, según una persona presente en la ceremonia.

Aun así, Maduro buscó ocultar el fracaso del inconcluso proyecto. En lugar de la maquinaria capaz de procesar 18 toneladas cada hora, los trabajadores empacan a mano arroz importado. “No hay ni un gramo de arroz sembrado en el Delta”, dijo Mariano Montilla, que vive de las pocas cosechas que puede obtener del matorral junto a un canal obstruido.

“Me pareció una idea revolucionaria”, agregó, recordando las promesas chavistas. “Ahora nos morimos de hambre”.

Dejar una respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí