Redes de corrupción en Fuerte Tiuna

0
572

Fuerte Tiuna es mucho mas que el complejo militar más grande de Caracas. Siguiendo la tradición impuesta por Chavez, los militares se dedican a múltiples labores en su interior, por ejemplo, a embotellar agua. El 24 de mayo, Maduro agregó una nueva actividad: la confección de uniformes. Todo indica que el empresario a cargo de la producción es el mismo: Atahualpa Fernández

Maduro aprobó 50 millones de euros “para la puesta en marcha de una planta textil en el Complejo Industrial del Fuerte Tiuna”. La planta producirá 780.000 uniformes militares al año, señaló.

En el mismo evento en el Círculo Militar de Caracas, Maduro asignó 7 millones de euros a CAVIM para fabricar armas. Se trata de la sub ametralladora Caribe 9X19 mm, que será fabricada por Cavim, institución castrense ubicada en Maracay, Estado Aragua.

Por razones obvias, el anuncio de las armas opacó al de los uniformes.

Un proyecto de 6 años

Durante la inauguración de la planta embotelladora de Agua Tiuna en 2013, en Fuerte Tiuna, el almirante César Alberto Salazar, mostró en un panel el proyecto que incluía la fabricación de textiles.

La empresa Grupo Atahualpa, del empresario Atahualpa Fernández Alburu, estaba al frente de ambos proyectos. Al empresario de origen peruano-español se le conocía como “el hombre de los morrales de Chávez”, en alusión a los morrales con los emblemáticos ojos del difunto que se repartieron durante la campaña de Maduro de 2013.

El Grupo Atahualpa fabricó en tiempo récord 300 mil unidades para el comando electoral Hugo Chávez del PSUV, cuyo jefe de propaganda y agitación era Ernesto Villegas.

Sin embargo, el área de interés de Fernández va mucho más allá de vender material POP o botellas de agua. Se trata de uno de los privilegiados proveedores de la casta cívico-militar que sostiene a la dictadura.

El Grupo Atahualpa ha sido contratista de Misión Sucre, CNE, CANTV, IVSS, Inatur, Dirección de Inteligencia Naval (Dina), Bandes, Banco de Venezuela, Movilnet, Ministerio de Trabajo, Ministerio de Comunas y el Gobierno del Distrito Capital. 

Las relaciones de Atahualpa Fernández con los militares chavistas han potenciado sus empresas. En la gráfica, con el actual ministro de la Defensa Padrino López, su amigo personal.

Por supuesto, Atahualpa Fernández recibió dólares preferenciales para importar la mercancía que vendió al Estado.

Primero con Cadivi y luego con Cencoex, el grupo Atahualpa obtuvo millones de dólares preferenciales a 6,30 tasa reservada para insumos de primera necesidad como medicinas y alimentos.

Entre 2004 y 2014, Atahualpa Fernández recibió 7 millones de dólares sólo dentro del renglón “librería y útiles escolares”, según refiere una investigación publicada por ArmandoInfo.

Ahora, 5 años después, el Grupo Atahualpa recibe de nuevo millones de euros del patrimonio público, en esta ocasión para elaborar uniformes militares.

El millonario gasto de la dictadura se produce cuando Venezuela atraviesa una profunda crisis humanitaria. Solo en el último mes, han muerto cuatro niños que esperaban trasplantes de médula ósea. 

No hay alimentos, medicinas ni tratamientos médicos, pero sobran los negocios con los proveedores de siempre y con los modus operandi de siempre.

Dejar una respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí