Carlos Tablante

 

Con las declaraciones de Euzenando Azevedo, el ex gerente general de Odebrecht en Venezuela, quedó oficialmente confirmado el pago irregular de la contratista brasileña a Nicolás Maduro. Azevedo confesó a las autoridades de Brasil, donde está siendo enjuiciado, que le dio 35 millones de dólares a Américo Mata – funcionario cercano a Elías Jaua – quien, fungiendo como intermediario de Maduro, le había pedido 50 millones de dólares para, supuestamente, financiar la campaña presidencial de 2013.

Un documento oficial difundido en diciembre pasado señalaba que el Grupo Odebrecht reconoció ante las autoridades de EEUU, Suiza y Brasil que pagó 98 millones de dólares en sobornos a altos funcionarios del régimen de Venezuela entre 2006 y 2015, a cambio de conseguir o mantener contratos de obras públicas. Una investigación del portal CuentasClarasDigital.org precisó la cifra de las coimas en más de 350 millones de dólares. Los fondos irregulares fueron ubicados por las fiscalías de varios países en cuentas de altos funcionarios públicos venezolanos, y/o sus testaferros, en Antigua ($60 millones), Curacao (10), EEUU (15), Luxemburgo (25), Panamá (24), Portugal (8), Suiza (150), Hong Kong y otros países, 61 millones de dólares. Esto es solo el principio.

Odebrecht, calificado como el mayor caso de corrupción en la historia de Latinoamérica y tal vez del mundo, ha llevado a juicio y a prisión a varios ex presidentes y ministros de la región. Resulta insólito que siendo Venezuela el segundo país con mayor cantidad de sobornos después de Brasil, el caso no tenga aún ni un solo detenido.

Días antes de su ilegal destitución, la fiscal general Luisa Ortega Díaz imputó a dos familiares del ex ministro de Transporte y Obras Públicas, Haiman El Troudi, por el caso Odebrecht. Nada más se ha sabido del proceso en Venezuela. Sin embargo, las investigaciones internacionales continúan: La Fiscalía suiza congeló 42 millones de dólares en cuentas pertenecientes a la suegra de El Troudi.

Ahora, con las declaraciones de Euzenando Azevedo, también queda confirmado el soborno a Maduro.

¿Qué más tiene que pasar para que las autoridades venezolanas concreten la investigación sobre el caso Odebrecht? Con pruebas mucho menos contundentes ya hay dos ex presidentes enjuiciados en Perú.

Sabemos que no podemos esperar ninguna acción del Estado delincuente encabezado por Maduro y su clan. Nos toca a los venezolanos buscar que se haga justicia por el gran saqueo que arruinó las finanzas del país y recuperar el dinero robado para, con nuevos gobernantes, iniciar la construcción de la Venezuela que soñamos.

@TablanteOficial