WSJ: Fuerzas antimotines extenuadas y hambrientas comienzan a desertar

CCD | Le dan una zanahoria hervida o una papa para el desayuno y lo envían a enfrentar las protestas, a veces hasta cerca de la medianoche. De vuelta en el cuartel, la cena a veces consiste en una arepa. En un día de suerte, habrá mantequilla, dice Juan.  “Me siento agotado por todo esto: la falta de sueño, el constante aluvión de piedras y molotovs”, dijo Gustavo, otro guardia nacional de 21 años. Por su parte, Ana, miembro de la Policía Nacional, dice que ya no usa su uniforme en el camino hacia o desde el trabajo para evitar ser escupida o insultada por los transeúntes.

Estos son algunas de las declaraciones que miembros de las fuerzas antimotines de Venezuela dieron al diario The Wall Street Journal en una nota publicada hoy, de la que CuentasClarasDigital hace una traducción libre a continuación:

Policía antidisturbios de Venezuela buscan una salida

Por Anatoly Kurmanaev
Actualizado 17 de mayo de 2017 5:52 a.m. ET

CARACAS, Venezuela- Cuando Ana, veterana de cinco años de la Policía Nacional, termina su turno de noche patrullando los peligrosos barrios bajos de esta ciudad, a menudo llega a casa sólo para recoger su equipo antidisturbios y salir de nuevo para enfrentar las protestas enérgicas contra el gobierno de Venezuela .

En esas líneas de frente, ella y sus colegas usan gases lacrimógenos y balas de goma contra manifestantes cada vez más desesperados armados con piedras, cócteles molotov e incluso bolsas de heces. Los enfrentamientos tienen lugar en un calor abrasador, y dice que las autoridades no le proporcionan comida, agua o pago de horas extras.

Ana, que junto con otras personas citadas en este artículo, pidió que su apellido no sea utilizado por temor a la retribución oficial, es uno de los 100.000 oficiales de seguridad venezolanos, mayormente de 20 años de edad, que protegen al gobierno de cada vez más impopular presidente Nicolás Maduro de la creciente agitación .

Ella y muchos de sus colegas agotados dicen que están vacilando cuando las protestas entran en una séptima semana sin ningún fin a la vista.

“Un día me apartaré y me alejaré, mezclándome con la ciudad”, dijo. “Ningún oficial promedio apoya más a este gobierno”.

La lealtad de las fuerzas de seguridad una vez feroz hacia el carismático predecesor de Maduro, Hugo Chávez,  ha dado paso a la desmoralización, el agotamiento y la apatía en medio de un colapso económico y de interminables protestas, confesaron ocho agentes de seguridad de diferentes fuerzas y lugares en entrevistas con The Wall Street Journal.

La mayoría de ellos dice que sólo quieren ganar un salario estable en medio de la escasez de alimentos y un sector privado diezmado. Otros dicen que el temor de un consejo de guerra los mantiene en la línea.

“Sólo estamos tratando de sobrevivir”, dijo una oficial de la policía de Caracas, Viviane, una madre soltera que dice que se presenta para el deber de enfrentar la protesta para poder alimentar a su hijo de 1 año de edad. “Me encantaría dejar de hacerlo, pero no hay otros trabajos”.

Un oficial de la policía venezolana de tiempo completo o miembro de la Guardia Nacional, la policía militarizada del país encargada del control de disturbios, cobra el salario mínimo nacional, o sea unos 40 dólares al mes al tipo de cambio del mercado negro.

“Las fuerzas de seguridad sufren lo mismo que el resto de la sociedad por la crisis económica”, dijo el general retirado Miguel Rodríguez Torres, comandante de la Policía Nacional en la última ola de disturbios antigubernamentales en 2014.

La actual ronda de protestas, desencadenada a finales de marzo por un intento de los jueces aliados de Maduro de disolver el congreso, ha llevado a 43 muertes hasta el momento, en su mayoría de manifestantes. Miles han sido arrestados y cientos están siendo juzgados en tribunales militares por traición.

El epicentro de las protestas la línea que separa el centro de Caracas de los municipios orientales de la capital. Ambos lados ven el control del centro de la ciudad como vital. La última gran marcha antigubernamental que logró llegar al palacio presidencial llevó a un golpe de corta duración en 2002 contra Chávez. La oposición dice que el gobierno cada vez más aislado tiene miedo de perder el control si una manifestación rompe su fortaleza.

“Esta es una guerra de desgaste”, dijo Luis García, un estudiante activista que ha estado a la vanguardia de las protestas. “Quien se canse primero, perderá.”

La mayoría de los días siguen el mismo patrón: una manifestación inicialmente pacífica se desintegra en violencia cuando las fuerzas de seguridad disparan gases lacrimógenos y balas de goma para bloquear el avance de los manifestantes. El grueso de los manifestantes entonces huye, dejando el campo a los centenares de jóvenes encapuchados que se llaman La Resistencia, construyen barricadas y enfrentan a los equipos antimotines por horas.

Muchos venezolanos tienen demasiada hambre para unirse a protestas (20 de abril)
“No temo la muerte, porque esta vida es una mierda”, dijo Agustín, un miembro de la Resistencia de 22 años que culpa a Maduro por el colapso de la educación y las oportunidades de empleo para los jóvenes.

La mayoría de los guardias nacionales  de Caracas han estado confinados en cuarteles desde que estallaron las protestas a finales de marzo, sin ver a sus familias, según varios guardias entrevistados.

“Me siento agotado por todo esto: la falta de sueño, el constante aluvión de piedras y molotovs”, dijo Gustavo, un guardia nacional de 21 años, añadiendo que tiene que seguir enfrentando los disturbios a pesar de una lesión en la pierna de una botella rota lanzada por un manifestante. “Estamos siendo utilizados como carne de cañón”.

Los guardias nacionales dejaron de disfrutar de tiempo libre después de que 18 guardias desaparecieran durante el último descanso del mes pasado, dijo un miembro de la GNB.

Juan, un guardia nacional de 21 años, dijo que se ha levantado a las 4 de la mañana diariamente en su cuartel en las afueras de Caracas durante el último mes. Le dan una zanahoria hervida o una papa para el desayuno y se le envía a enfrentar las protestas, a veces hasta cerca de la medianoche. De vuelta en el cuartel, la cena a veces consiste en una arepa. En un día de suerte, habrá mantequilla, dice Juan.

A veces, a la guardia diurna para enfrentar las manifestaciones siguen turnos nocturnos de emergencia para contener brotes de saqueo. Guardias nacionales y policías han sido vistos durmiendo en las calles de Caracas por las mañanas antes de que las protestas ganen ritmo.

A medida que el malestar continúa, ambas partes están escalando la violencia para tratar de romper el estancamiento. Videos en medios sociales han mostrado policías y soldados disparando latas de gas lacrimógeno directamente a los manifestantes a corta distancia, atropellándolos con vehículos blindados y golpeándolos con las culetas de las escopetas.

Algunos manifestantes lanzan cócteles Molotov a los vehículos de la Guardia Nacional para intentar incendiarlos y otros apuntan a las cabezas de los soldados cuando lanzan piedras de tiradores improvisados ​​gigantes.

Los paramilitares armados agregan al caos, conduciendo sus motos en protestas para dispersarlas. Los disparos de las bandas paramilitares han afectado a manifestantes y policías, según líderes de la oposición y agentes de seguridad.

La violencia es impulsada por la adrenalina, el miedo y los instintos de auto-preservación más que el odio, dicen tanto los oficiales de seguridad como los miembros de la Resistencia entrevistados por WSJ.

“Estos son mis compatriotas, no puedo odiarlos”, dijo el manifestante Agustín de los guardias. “Pero cuando las bombas [de gas] comienzan a caer, ¿qué queda para hablar?”

La oficial de policía Ana dice que ya no usa su uniforme en el camino hacia o desde el trabajo para evitar ser escupida o insultada por los transeúntes.

“Me da vergüenza decir que soy policía”, dijo. “Si Dios quiere, este gobierno caerá pronto y esto terminará”.

Fuente: WSJ

No Comments Yet.

leave a comment

You must be logged in to post a comment.